La resiliencia y el TLP

Trastorno Límite de la Personalidad Madrid

Como todos sabemos, la resiliencia es la capacidad de enfrentar los problemas y adversidades, adaptarnos al dolor y salir más fortalecidos. La capacidad de superación y de remontar los problemas es común a todos los  seres humanos, en mayor o menor medida. Normalmente las personas más positivas, con mejor sentido del humor  y más optimistas suelen ser más resilientes, sin embargo, es una característica natural, normal y común a todos los seres humanos.

Todos, en algún momento de nuestra vida, ante un dolor emocional intenso hemos resurgido de entre las cenizas como el Ave Fénix, hemos aprendido una lección y hemos salido, si cabe, más reforzados.

Pero, ¿qué pasa con los enfermos de TLP ?

Muchos pacientes con TLP que han vagado desesperados de especialista en especialista durante años, con absoluta sensación crónica de vacío, inestabilidad emocional, faltos de identidad, con varios intentos de suicidio a sus espaldas, autolesiones y hospitalizaciones a lo largo de su vida, de repente un día sienten la profunda necesidad de recuperarse y mirar hacia adelante. Es frecuente que un buen día el  TLP se encuentre ante sí mismo, haga un profundo viaje al interior y decida  -o, al menos, intente- ser feliz. Muchos han emprendido todo un viaje apasionante al autoconocimiento, se han encontrado a sí mismos, se han aceptado por fin y han comenzado a llevar una vida más o menos normal. Si bien es cierto que los síntomas del TLP remiten con los años, nunca es tarde para empezar a aceptar la vida tal y como es, cambiar, sobreponerse y mirar hacia adelante.

Los pacientes con TLP pueden recuperarse con ayuda profesional, con ayuda de sus familiares y, por supuesto, con su propio esfuerzo y  actitud resiliente ante la vida.  La resiliencia y la capacidad de superación son determinantes para vencer esta enfermedad. Con la terapia cognitiva conductual ayudamos al paciente a enfrentarse de una forma constructiva ante la vida, a confiar más en sí mismo, a desarrollar sus habilidades,  a dotarle de autoestima, a reírse de sí mismo y  a validar sus propias experiencias, emociones y comportamientos.

 

1 comentario

Deja un comentario